La vida desde el interior de la ventana: por F. Javier Morugán Lucas

Hola Amigos, quiero compartir con vosotros a través de estas letras una reflexión sobre la naturaleza del ser humano, la de siempre intentar mirar hacia el exterior y olvidarse del interior, siempre tendemos a mirar a través de las ventanas como la puerta que abre el camino a un mundo lleno de posibilidades que supuestamente nos darán la felicidad, sin embargo no solemos preocuparnos de mirar la vida que hay dentro de esa ventana, en su interior.

En estos días que nos ha tocado disfrutar y lo digo así porque detrás de una situación tan triste, estoy seguro que muchas cosas tal y como las conocíamos no volverán a ser iguales, sin embargo seremos más fuertes, más optimistas y sobre todo más humanos porque después de una crisis así debemos mirar hacia un futuro mejor añadiendo muchos valores que estaban olvidados en nuestro interior y que han vuelto a florecer, pilares tan importantes como la familia, la ayuda al prójimo, el esfuerzo desinteresado, la gratitud, la empatía, el sentimiento de dolor compartido y dejando de lado todo tipo de egoísmo y autocontemplación.

Hemos visto como nuestra libertad ha sido truncada, pero dentro de nuestros reinos estamos experimentando el amor más noble, el que sale del corazón, ese amor que muchas veces se da por sentado porque es lo normal pero que ahora lo sientes en todas la partes de tú ser, por tus seres queridos y que hace lo que sea para poder estar con ellos aunque sea en la distancia.

Dentro de nuestros hogares nos hemos convertido en máquinas creativas y colaborativas, nos buscamos la vida para hacer que cada día sea diferente, interactuamos como nunca, escuchamos y compartimos momento de calidad, unos momentos que quedarán en lo más hondo de todos nosotros y serán una experiencia vital que nos marcará nuestra visión del futuro.

Desde luego yo me llevo esas experiencias y muchas otras que no podría enumerar por falta de tiempo, porque para mí poder ver cada día a mis hijos como crecen desde otro punto de vista, poder compartir con familia, amigos y compañeros experiencias o crear y planificar junto a mi mujer días diferentes es algo que no cambiaría.

Espero que cuando volvamos a la nueva normalidad no olvidemos estas enseñanzas de vida, y nos ayuden a crear un mundo mejor. Un mundo como el que forjaron y nos regalaron nuestros abuelos con fuerza, sacrificio y amor y que por circunstancias de la vida nos están pasando el testigo sin que nosotros se lo hayamos pedido.

Un fuerte abrazo desde el interior para todos vosotros y espero veros pronto.

Esta entrada tiene 3 comentarios

  1. Gran reflexión!!! Y muy a propósito de estos tiempos!

  2. Muy buena reflexión y compartida. Yo siempre digo que es un situación complicada pero que tiene algo positivo, pasamos más tiempo con nuestros hijos, hablamos más con nuestros padres y hermanos y cuidamos muchísimo más del medioambiente. Y esas 3 cosas son cosas que solo dependen de nosotros para que se mantengan en el tiempo. Un besazo Mory y gracias!!!

  3. La nueva normalidad traerá cómo siempre el egoísmo, el YO primero, y la lucha por la supervivencia sin pensar en el prójimo. Un mundo irreal el que anhelas.

Deja una respuesta

Cerrar menú

En esta web se utilizan cookies para garantizar el correcto funcionamiento de la misma. Si continúa navegando, entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.