Los mejores regalos no se compran…por: Elena Arranz Martínez

La estrella que guía a sus Majestades los Reyes Magos de Oriente, en las Navidades de hace justamente un año, me dejó en su estela, el gran regalo que me permitió conocer, aquel 9 de enero, a la gran familia de telefónica. Con ella he aprendido, trabajado, colaborado, valorando sus funciones, y disfrutando. Además, quien me iba a decir, que poco después de ser dirigida por la mágica luz que desprende la estrella de Oriente, fuese a ser testigo de que se pudiera sembrar estrellas, y menos que se convertiría en el apasionante Reto solidario, de una compañía comprometida con las oportunidades sociales. Todo esto me ocurrió en 2020. Por tanto, os confirmo que vuestros inmensos corazones, fue lo MEJOR (en mayúsculas) del año ya consumido. Me siento una absoluta afortunada.

Por cierto, ¡Feliz año nuevo a todos! Yo deseo un 2021 donde la incertidumbre deje paso a la esperanza, y que podamos compartir momentos inolvidables, como seguir viendo la luz de nuestras miradas. Esta ha sido mi carta a los Reyes Magos.

También aprovecho para compartir, que los tres Reyes, se adelantaron, regalándome el privilegio de ser futura tía. La vida es como una caja de bombones, ya lo decía Forrest Gump, porque nunca sabes lo que te puede tocar. En definitiva, mis ilusiones giran de una manera u otra alrededor de la familia.     

Esta entrada tiene 3 comentarios

  1. Qué bonito Elena.. sin duda, el 2021 es el año de la Esperanza 🙂

  2. Gracias Elena por regalarnos textos tan preciosos como este. Felicidades por tu futuro “rol de tía” la magia de la vida se sigue abriendo camino en las circunstancias dificiles… Feliz y luminoso 2021

  3. Es precioso Elena, si es que eres puro talentoooo!!!!

Deja una respuesta

Cerrar menú

En esta web se utilizan cookies para garantizar el correcto funcionamiento de la misma. Si continúa navegando, entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.